¿QUÉ COMO CUANDO SALGO DE CASA, SI QUIERO COMER SANO?

Nutricoaches

¿QUÉ COMO CUANDO SALGO DE CASA, SI QUIERO COMER SANO?

Buenos días, hoy vamos a tocar un tema muy controvertido que todo el mundo pone como problema, excusa o desconocimiento a la hora de seguir una rutina de alimentación saludable cuando sale a comer, cenar o desayunar fuera de casa.

Todo depende del sitio al que vayamos o de la comida que quiera uno hacer (almuerzo, cena…), pero hay que tener una cosa clara, PUEDES COMER SANO Y RICO EN TODOS LOS SITIOS!! Vamos a por ello entonces, empecemos con el desayuno.

¿Quién no ha tenido alguna vez que salir volando de casa porque se ha dormido y tiene que desayunar tarde y en el bar de al lado de la oficina? Pues bien no hace falta desayunar un pincho de tortilla, un bocadillo de lomo, o un cruasán a no ser que eso es lo quieras comer. Sí quieres comer sano y equilibrado puedes optar por las siguientes opciones:

  1. Tostadas con jamón y tomate y Té o café
  2. Pulga de atún con té o café o agua
  3. Pulga de pavo con queso, café, té o agua
  4. Zumo de naranja, montadito de pavo o atún

¿Reuniones o horarios eternos que te obligan a comer en el trabajo? ¿Comida con los amigos el fin de semana? Vamos a por la comida y la bebida, que no olvidemos que también puede ser un pecado…

  1. La primera opción seria elegir la bebida, como idóneo optaríamos por agua, pero como esa opción desaparece cuando pisamos la calle lo ideal será cerveza sin alcohol o cerveza y vino blanco o tinto (evita bebidas carbonadas y con gas en exceso, como la coca-cola, fanta…).
  2. Tapas, pinchos, entrantes… Jamón, ensaladas, verduras a la plancha o marisco pueden ser tus mejores aliados. Estos alimentos contienen una alta proporción de proteínas ideales para una alimentación saludable, que combinados con cerveza o vino pueden ser la pareja perfecta para una comida compensada.
  3. Alimentos que deberías evitar a toda costa si te quieres cuidar: fritos, rebozados, alimentos procesados como el chorizo, morcilla…, cocciones que contengan exceso de grasa animal como el cocido o potajes tradicionales y alimentos refinados, arroces, pastas…
  4. No te eches las manos a la cabeza con o que acabas de leer, siempre puedes pecar y compensarlo con ejercicio físico aeróbico, aunque dependerá del nivel de pecado.

Última hora del día, cansada y con ningunas ganas de ponerte a cocinar, decides salir a cenar fuera con tu chic@ o con amigos ¿qué hacemos?

  1. Disfruta de un pescado o una buena carne cocinados al horno o a la plancha, con ensalada o verduras de guarnición. Sus características nutricionales te harán sentirte ligero. Acuérdate de no abusar de la cantidad.
  2. Uno de los aspectos más relevantes para una salud digestiva es conocer las necesidades de tu cuerpo, y aprender a parar de comer cuando empieza a aparecer la gula. Todos deberíamos de trabajar la sensación de “podría seguir comiendo pero ya he tenido suficiente” será tu aliada cuando salgas fuera de casa.
  3. Opta por no tomar postre sí ya has tomado hidrato en forma de pan o bebida, pero si no te resistes la fruta será la mejor opción.

Hasta ahora hemos hablado a nivel general de alimentos que todos conocemos y que puede que no te parezcan apetecibles, pero ¿ y sí cambiamos los nombre?:

Ensalada: césar, toscana, ventresca, con anchoas, capresse, …

Marisco: gambas a la plancha, mejillones al vapor, chirlas a la plancha, pulpo a la gallega, centollo hervido, quisquillas crudas…

Pescados: tartar de atún o salmón, sashimi, lubina a la sal, dorada a la espalda, merluza hervida, bacalao a la plancha, sardinas a la plancha, boquerón en vinagre…

Carnes: entrecot, pollo asado, conejo al horno, pavo estofado, solomillo de cerdo a la plancha…

Verduras: salteado de verduras, escalibada, parrillada de verduras con virutas de jamón, gazpacho, cremas de verduras…

¿A qué ya no suena tan mal? Sí quieres puedes!!!

Próximamente analizaremos las cartas de tus restaurantes favoritos… estate atento!