¿CÓMO CUIDAMOS NUESTRO CORAZÓN MEDIANTE LA ACTIVIDAD FÍSICA?

Nutricoaches

¿CÓMO CUIDAMOS NUESTRO CORAZÓN MEDIANTE LA ACTIVIDAD FÍSICA?

Desde Nutricoaches queremos poco a poco ir mostrándoos los grandes beneficios que se obtienen, a través del ejercicio físico, para la salud y para la estética. Existen varios tipos de ejercicio físico, diferenciando tres grandes grupos, el trabajo cardiovascular, que trataremos a continuación, los ejercicios de fuerza o tonificación y los estiramientos.

Considerando que todo ejercicio debería ser prescrito dependiendo el objetivo a conseguir, todas las personas que deseen mejorar su calidad de vida, tendrían que realizar estos tres grupos de ejercicios de manera individualizada, es decir teniendo en cuenta las características de cada uno, por eso el entrenamiento personal ayuda a conseguir los objetivos propuestos más rápidamente.

Por regla general el trabajo cardiovascular (aeróbico), es el que recomiendan todos los médicos a cierta edad, ya que obtenemos grandes beneficios a nivel cardiaco. Pero no solo es recomendable a partir de una edad en concreto, sino que desde niños se debería educar para que siempre se dediquen de 4 a 5 días a la semana para realizar este tipo de actividad.

Definiremos trabajo aeróbico como actividades de larga duración (+ de 20 minutos) a una intensidad moderada (60%/70% de la Frecuencia cardiaca máxima), este tipo de trabajo se puede identificar con deportes como ciclismo, natación o correr, pero además de estos deportes, también los podemos realizarlos en gimnasios, bicicletas estáticas, cintas de correr o elípticas. Los beneficios que obtendremos al realizar con frecuencia trabajo cardiovascular son los siguientes:

  • Disminución de la tensión arterial tanto en reposo como durante el ejercicio.
  • Disminución de la fatiga en actividades cuotidianas.
  • Disminución del riesgo de mortalidad general.
  • Disminución de la glucosa en sangre.
  • Pérdida de grasa.
  • Prevención de osteoporosis.

Para controlar si el ejercicio se está realizando correctamente lo ideal es intentar llevar siempre un pulsómetro y mediante la fórmula de Karvonen calcular la frecuencia cardiaca idónea para uno mismo. ¿Cómo calculamos nuestra frecuencia cardiaca adecuada?

  1. Calculamos la frecuencia cardiaca máxima (FC máx).

(Hombres: 220 – edad, Mujeres 226 – edad) ejemplo; Mujer 35 años, 226 – 35 = 191 pulsaciones por minuto.

  1. Calculamos la frecuencia cardiaca que tenemos en reposo (FC reposo).

(Por la mañana nada más despertarnos, en la cama, nos tomamos el pulso durante 10 segundos y los multiplicamos por 6) ejemplo; 10segundos, 12 pulsaciones X 6 = 72 pulsaciones por minuto.

  1. Aplicamos la Fórmula de Karvonen:

(FC máx – FC reposo) X % intensidad + FC reposo

Ejemplo: (191 – 72) 70% + 72 = 155 pulsaciones por minuto.

Para alcanzar los beneficios del trabajo cardiovascular, entre ellos la pérdida de grasa, en este ejemplo, la sujeto debería trabajar entre el 60% y el 70% de sus pulsaciones máximas, es decir entre 140 y 155 pulsaciones por minuto aproximádamente.

Es así entonces es como deberíamos hacerlo para calcular la intensidad de trabajo aeróbico, o bien otras intensidades.

Muchas Gracias

Twitter: @nutricoaches

IG: @jlnutricoach

Facebook: /nutricoaches1