Alimentación Consciente (Mindfulness)

Nutricoaches

Alimentación Consciente (Mindfulness)

Paremos…

En esta época, la prisa, la ansiedad y el estrés marcan nuestra forma de vida. El ajetreo de horarios, las exigencias sociales y la necesidad de obtener rápida y fácilmente nuestros objetivos, nos llevan a sustituir lo importante por lo urgente.

Todo es urgente: entregar un informe, hacer una llamada, enviar un mail, atender al móvil… Nos hemos acostumbrado a “no parar”, a no estar “sin hacer nada”. Incluso cuando estamos preparando la comida o comiendo, estamos leyendo la prensa, escuchado las noticias o viendo la televisión. Es impensable ya, un hogar donde a la hora de alimentarse no esté de fondo o en primera línea los dibujos animados o la serie de moda.

Parece que en esta sociedad “infoxicada”, no podemos dedicarnos a hacer sólo una cosa en cada momento, tenemos la sensación de que cada minuto que nos despistemos estamos perdiendo “oportunidades”, que no podemos perder un instante…

Esta vida “sin parar” nos ha llevado incluso a que la comida ya no sea, sencillamente, la de disfrutar de ella, desde su compra y su preparación, hasta la de compartir con los demás o con nosotros mismos la degustación por los alimentos, abrir nuestros sentidos a los sabores, a los olores, a las texturas, a los colores de cada unos de los “manjares” que cada día nos podamos permitir.

Es hora de parar, de sentir y de disfrutar de lo cotidiano. De cambiar lo importante por lo urgente y de disfrutar del “no hacer nada”, de “escuchar el silencio” y de “conectar” con nosotros mismos.

Esta desconexión ha creado hábitos de vida alejados de lo que es saludable: comida rápida, preparados, “cualquier cosa”, aperitivos y picoteo apetitosos y adictivos…

Paremos y tomemos tiempo para realizar una compra atenta y consciente, eligiendo los mejores alimentos de temporada, los más frescos; cocinemos conscientemente, cortando, lavando, aderezando cada ingrediente; presentemos con detalle y entrega lo preparado, y sobre todo DEGUSTEMOS!!!

La práctica de Mindfulness o Atención Plena nos enseña a vivir el momento presente, a conectar con nosotros mismo y con los demás y a realizar las cosas de forma consciente y atenta, abandonando comportamientos autómatas e inconscientes, actos reflejos de los que ni nos enteramos y “pilotos automáticos” que nos llevan a actuar de forma compulsiva y ansiosa.

Esos momentos de ansiedad, hay que aplacarlos con algo, y en muchas ocasiones optamos por que la comida sea el ansiolítico que nuestro cuerpo y nuestra mente demanda.

La práctica de Comer Atentamente transforma nuestra relación con la comida y nuestra satisfacción por la alimentación, sintonizando con la sabiduría del cuerpo (qué, cuando y cuánto comer); ser consciente de cuándo nos sentimos saciados y descubrir cuales son nuestros verdaderos anhelos o qué clase de hambre tenemos (visual, olfativa, bucal, estomacal, celular, mental, del corazón (“Las siete clases de hambre”, Jan Chozen Bays en “Comer Atentos”)).

Abrirnos a los sentidos

Se nos ha olvidado comer…

Frecuentemente, el acto de comer ha supuesto, tan poco para nosotros, que no nos acordamos ni de lo que hemos comido, no recordamos si el sabor era dulce o salado, si el olor era afrutado o ácido o si los colores eran vivos o apagados.

El acto de comer lo podemos transformar, volviendo a abrir nuestros sentidos, como si fuera la primera vez que probamos un alimento desconocido de un lejano país, o como cuando un bebé empieza a probar alimentos diferentes a la leche materna. Abramos nuestros sentidos a la comida!!!.

Observar

El Color, la Forma, el Aspecto… ¿Qué sensaciones provocan en nosotros todos esos matices, todas esas características?

Tocar

La Textura, la suavidad, la rugosidad… ¿Es lo que me esperaba por la observación previa?, ¿qué sensaciones me produce?

Oler

El olor nos produce ¿más salivación, más sed, nos invita a probarlo?, ¿qué me transmite su olor?

Escuchar

Ese alimento, ¿“suena” o es silencioso?, ¿tienen algo en su interior?, al tocarlo o moverlo, ¿se producen algún sonido?

Saborear

¿Cómo es la sensación en los labios, la lengua, los dientes?, ¿qué sientes al morderlo, de que tipo de sabores llena tu boca?, ¿sólo uno, o varios?, ¿te son agradables?, ¿qué sensaciones y emociones sientes?

Seamos conscientes y estemos atentos a cada sensación, a cada instante, a cada experiencia… vivamos el momento. Mindfulness nos enseña y nos ayuda a reencontrarnos con todas esas experiencias perdidas y olvidadas por la prisa, lo urgente y el hacer constante.

Isabel Lara (@con_estos_pelos),

Experta en Mindfulness en Contextos de la Salud por UCM

Muchas Gracias

Twitter: @nutricoaches

Instagram: @jlnutricoach

www.nutri-coaches.com